COSTO DE UNA SUPERVISIÓN INEFECTIVA

Por: Javier Padró

Especial Para El Nuevo Día

Patrono… para la ley, es todo aquel que impacta o tiene facultad y poder para cambiar o modificar condiciones de empleo, salario, beneficioso o tiene potestad de despedir o reclutar un empleado. Si analizamos esta definición entonces patrono es… del Supervisor para arriba. ¿Cuáles son las implicaciones de esta definición? ¿Cuál sería el impacto de una decisión equivocada de un Supervisor? ¿Hasta donde responde la Empresa por las decisiones erróneas de un Supervisor? Veamos…

DECISIONES ERRONEAS

Dado que la Empresa es responsable por las decisiones de sus supervisores, es importante delimitar lo que ellos podrán aprobar, comprar y decidir de una manera clara y precisa, para evitar demandas y litigios innecesarios. Aunque no es lo recomendado, en muchas empresas el Supervisor tiene la potestad de despedir. Estas funciones tienen unas repercusiones legales y económicas en la empresa y deben ser revisadas por personal capacitado, antes de su implementación.

Por ejemplo, un Supervisor que despida a una empleada en período probatorio por baja productividad, sabiendo que está embarazada, se expone a una demanda millonaria por discrimen. Aunque la gerencia no se haya enterado de la decisión, para la ley, la decisión la tomó el patrono, pues el Supervisor es su representante.

Igualmente los compromisos de compra firmados por un Supervisor, los aumentos y decisiones de despido se catalogarán como realizadas por el patrono y este deberá responder en su carácter personal o con los bienes de la Empresa según cada caso.

 

MAYORES PROBLEMAS EN SUPERVISIÓN

Los estudios muestran una y otra vez que los cinco problemas fundamentales en supervisión lo son:

– Pobre comunicación y relaciones interpersonales.

– Deficiencias en las técnicas de manejo de conflictos y modificación de conductas.

– Desconocimiento de los fundamentos de motivación que puedan crear un ambiente de trabajo positivo y relajante.

– No conocer los mecanismos para establecer prioridades y lograr el uso efectivo del tiempo.

– El desconocimiento de la legislación laboral y el como manejar y documentar acciones disciplinarias.

La gran queja de muchos empleados, referente a su Supervisor es a veces sencilla y a la vez preocupante. Sobre le 70% de los entrevistados reclaman que su Supervisor no es sensible, no los saluda en la mañana, no les reconoce sus aportaciones, no aplaude cuando contribuyen y hacen un excelente trabajo, sin embargo no olvidan de los errores cometidos y continuamente se los recuerdan. Se quejan además de que no modela el comportamiento que exige a sus subalternos, pues por ejemplo llega continuamente tarde y exige puntualidad.

REPERCUSIONES DE UNA POBRE SUPERVISIÓN

Una realidad en el mundo laboral de hoy, es que nuestra primera barrera de defensa para evitar litigios innecesarios lo es el Supervisor. Tener un Supervisor sin adiestramiento formal en técnicas de supervisión, motivación y aspectos laborales creará problemas de baja productividad, demandas y afectará nuestra productividad. Tener supervisores con poco tacto al dar las órdenes, abusivos al disciplinar y deficientes al reconocer las aportaciones y el buen trabajo de los empleados puede abrir la puerta a… una Unión. Estas han ido en incremento en los pasados años. En las manos del patrono está el tomar acción para evitar que esto continúe en aumento.

Comments are closed.