IMPORTANCIA DE LOS CONTRATOS DE TRABAJO

Por: Javier Padró

Especial Para El Nuevo Día

Hay un refrán que dice “Si no está escrito, no existe”. En el ámbito legal y laboral, aunque se reconoce que un contrato verbal tiene cierta validez, no deja de ser cierto que crea grandes dificultades el poder sustentar acuerdos u ofrecimientos que no se pusieron por escrito.

Nuestras auditorías en cientos de empresas a través de todo Puerto Rico muestran que los contratos de los empleados, máxime del personal exento o por servicios profesionales, tienen serias deficiencias en su contenido o simplemente no existen. Un área de gran preocupación son las deficiencias encontradas en los contratos de trabajo de los vendedores y personal de las escuelas privadas en la Isla, incluyendo los maestros.

En las Instituciones sin fines de lucro no se acostumbra redactar un contrato para su personal voluntario, lo cual podría crearle serios problemas en caso de una reclamación.

PRINCIPALES PROBLEMAS

Al analizar las múltiples violaciones y deficiencias encontradas en el proceso de contratación en las Empresas, Instituciones y Organizaciones se ha encontrado lo siguiente:

 

  • Las reglas para definir la clasificación correcta de los empleados no está clara en los directivos de estas organizaciones.
  • Las leyes aplicables a la contratación de empleados no son conocidas al detalle que se necesita.
  • No se tiene claro bajo que condiciones puede reducirse o eliminarse beneficios acordados en un contrato de trabajo. En la mayoría de los casos, los contratos existentes no tienen las cláusulas necesarias para proveer que en casos de problemas económicos, estos beneficios puedan alterarse.
  • Los contratos de trabajo tienen serios deficiencias en su redacción, contenido y cláusulas de protección.
  • No existen contratos para cada caso: empleado en probatoria, empleado regular, servicios profesionales, empleados temporeros, contrato de vendedores, maestros y para personal voluntario. Cada uno tiene su particularidad y características para que sea válido.
  • No se conocen las implicaciones legales de reclutar a un empleado mal clasificado.
  • Muchos beneficios concedidos en los contratos, no se están considerando como beneficios tributables, lo que a la larga le acarreará graves consecuencias al patrono y tendrá que responder y pagar lo que el empleado no pagó.

 

RESPONSABILIDAD PATRONAL

Es importante que todo patrono entienda su responsabilidad patronal y tome provisiones para evitar continuar violando la ley laboral. Le recordamos a todo patrono que es su deber:

– Remunerar según lo acordado en el contrato y contactar su asesor legal si necesita hacer cambios o no puede pagar lo pactado.

– Asegurarse que su personal cumple con las reglas de clasificación de empleados de las Normas Razonables del Trabajo del Gobierno Federal y del Reglamento #13 de P.R..

– Desarrolle contratos de trabajo individuales para cada caso y nunca reclute a un empleado sin un contrato probatorio.

– Incluya provisiones y cláusulas en los contratos que le den flexibilidad en caso de que las condiciones económicas cambien o sea necesario modificar los parámetros acordados.

 

Leave a Comment

Let us know your thoughts on this post but remember to place nicely folks!

You must be logged in to post a comment.